Es Trenc

Sin duda, la más reconocible, una de las mejores de la isla. Un arenal virgen de tres kilómetros con arenas blancas y aguas cristalinas.